La opera prima de Dea Kulumbegashvili (Georgia, 1986) se lleva los premios a mejor Película, Actriz, Dirección y Guión del 68º Festival de San Sebastián.

‘Beginning’ es un drama rural sobre la violencia, el fanatismo religioso y el sometimiento que tiene como protagonista a Yana (Ia Sukhitashvili), la esposa del líder de una comunidad de testigos de Jehová. Una mujer despreciada, utilizada e ignorada que, a través de momentos asfixia e inspiración, se destruye por dentro. La tensión y el coraje acribillan y llenan de autenticidad la pantalla.

Sinopsis: En un tranquilo pueblo de provincias, una comunidad de Testigos de Jehová es atacada por un grupo extremista. En pleno conflicto, el mundo de Yana, la esposa del líder de la comunidad, se desmorona lentamente. La insatisfacción interior de Yana crece mientras lucha por encontrar sentido a sus deseos.

La debutante, de 34 años, estudió en la Universidad de Columbia (Nueva York) y, hasta ahora, había dirigido dos cortometrajes: Léthé (2016), Ukhilavi sivrtseebi (2014). Con esta historia rodada en su Georgia natal ha cautivado a propios y extraños. Una nueva mirada, rara y depurada, que supone un gran comienzo para su directora.

El filme con el que Dea Kulumbegashvili ha triunfado en Zinemaldia estaba entre los 17 que los responsables del Festival de Cannes cedieron al de San Sebastián una vez que la pandemia les obligó a cancelar.

Beginning’ es una la película que concentra por igual entusiasmos y recelos. Arriesga, abre el debate, agita y divide a la prensa con su aire desconcertante y bíblico. 130 minutos rodados en formato 4:3 y con una destacada puesta en escena, basada en una sucesión de planos secuencia, que nos mantienen en constante tensión. ‘Beginning’ es la película más provocadora y original que ha pasado por el Festival y, probablemente, de lo mejor de este año.

Imagen oficial ‘Beginning’.