Hace unos días finalizó la 47ª edición del Festival de cine de Huesca donde se presentaron 2 largometrajes de ficción aragoneses, haciendo constar así el potencial cinematográfico de la tierra: ‘Planeta 5000’ y ‘Armugán’. El primero presentó un avance de su metraje en exclusiva, mientras que el segundo aprovechó para anunciar detalles del rodaje, que se llevará a cabo en el Pirineo.  

La 47ª edición del Festival Internacional de Cine de Huesca fue el marco elegido para dar a conocer estas dos producciones. ‘Planeta 5000’ narra un historia de amor en el entorno de una secta. Su estreno en salas comerciales está previsto para el próximo mes de noviembre. Por su parte, ‘Armugán’ es el relato de un hombre que ayuda a morir a los demás y que iniciará su rodaje en septiembre. Ambos protagonizaron la sesión de presentación de los proyectos aragoneses del Festival.

‘PLANETA 5000’, dirigida por Carlos Val

Con el trasfondo de las sectas españolas de los años 80 y 90, ‘Planeta 5000’ se revela en ‘Los Niños de Dios’ (actualmente con el sobrenombre de La Familia internacional). El título y el filme se inspiran igualmente en una canción de los años 80 del grupo Vídeo, ‘Planeta 5000’, y cuyo estribillo dice: «Los que entran se quieren salir, y, los que nunca han venido, no sueñan más que con venir». Protagonizada por Kimberley Tell e Itzan Escamilla, dos actores de moda gracias las ficciones televisivas ‘Hierro’ (Movistar +) y ‘Élite’ (Netflix), la película llegará con poderío a las salas de exhibición el próximo otoño.

‘ARGUMÁN’, de Jordi Solé 

Ultramarinos La Confianza, donde se desarrolló la cita, también acogió la presentación de la película ‘Armugán’, un filme que se rodará en otoño, en su mayoría en el Pirineo oscense y que estará protagonizada por Gonzalo Cunill e Íñigo Martínez. El director trasladó su interés por mostrar la muerte y vida digna, en una película que pretende lanzar todo un alegato a la ecología.

Ambos proyectos demuestran la robustez de los cineastas en Aragón, que mantienen el pulso en una industria cada vez más exigente y con insuficientes apoyos, gracias a la insolencia y frescura de aquellos que sueñan con contar historias. Visiones independientes y equipos aragoneses que, con entusiasmo y sacrificio, navegan entre la realidad y la ficción hasta conseguir alistarse en un estreno comercial.

El festival Internacional de Cine de Huesca convirtió un año más a la ciudad del alto Aragón en capital del cortometraje, su joya de la corona. El certamen oscense batió su propio récord de asistencia con más de 9.100 espectadores, convirtiéndose en un referente del formato, cuyos principales premios (Premios Danzante) sirven de preselección a los Goya y a los Óscar.

Respecto a los ganadores de la edición 47, el Primer Premio Danzante del concurso iberoamericano fue a parar al cortometraje ‘Manspreading’, de Abdelatif Hwidar. Por su parte, Tahrib de Gerard Cortés se hizo con el Danzante Iberoamericano Ópera Prima ‘Alberto Sánchez’.

Puedes consultar aquí el palmarés completo del Festival 2019: http://www.huesca-filmfestival.com/palmares-2019/?fbclid=IwAR0PYZGZ6d3kc3ALVhf-ncSg55O1EDR9RIoHjDExjdqr1tLMYW2CtBG3K5A

Kimberly Tell e Itzan Escamilla en ‘Planeta 5000’