La plataforma online Filmin encara un nuevo periodo caracterizado por la fuerte apuesta de series de televisión. Se tata de estrenos, en su mayoría británicos, que, según puntualiza Jaume Ripoll (director editorial de Filmin), representan el 29% del total de series de consumo en la plataforma. No se trata de una nueva apertura de mercado, ya que el soporte lleva incluyendo este formato en su catálogo desde los inicios, si no un cambio de rumbo motivado por sus propios suscriptores.

En un momento en el que todos los medios, géneros y formatos convergen, las series de TV hace tiempo que dejaron de ser el hermano pequeño. Es fácil encontrar grandes actores en la “pequeña” pantalla, en proyectos realmente interesantes.

Después de ser plataforma de referencia para los espectadores de obras independientes y de autor en el hogar, ¿por qué no iban a dignificar el formato serie? La maniobra que hay detrás de este postulado consiste en plantar de nuevo cara a las grandes programaciones digitales y reivindicar su lugar con productos alternativos. Y, al igual que pasa con la selección de títulos cinematográficos, lo suyo son las teleseries menos comerciales, con especial énfasis en las producciones europeas.

En esta primera mitad de 2018, sumará a su catálogo títulos como ‘MY MOTHER AND OTHER STANGERS’, ‘EL ESTRANGULADOR DE RILLINGTON PLACE’, las nuevas entregas de las ficciones de mayor tirón como ‘LOS DURRELL’ o la última temporada de ‘DAMAS DE GUERRA’. Y así, sucesivamente se irán sumando ‘ENDEAVOUR’ (una de detectives), ‘BANISHED’ o la tercera temporada de la nórdica ‘YOUNG AND PROMISING’.

Pero, sin duda, su mayor jugada ha llegado en forma de miniserie de 3 capítulos producida por la BBC y dirigida por el español Guillem Morales: ‘LA CASA DE LAS MINIATURAS’.

Guillem Morales siempre pide una semana de ensayos: “Lo exijo casi por contrato”. Así es el responsable de diseñar la personalidad de la familia Brandt y la de un Ámsterdam de moral hipócrita, racista y patriarcal. El realizador de ‘LOS OJOS DE JULIA’ se enfrenta a un drama de época con el que ha intentado mostrar el reflejo de un mundo actual. 

Doblada al castellano, se trata de una adaptación de la novela de Jessie Burton, cuyo estrenó en la plataforma tuvo lugar el pasado 13 de febrero. En la Holanda del siglo XVII, Nella es una joven a la que su madre casa con un comerciante para saldar sus deudas. Su salvación será un regalo de bodas, una casa de miniaturas que poco a poco se tiñe de siniestra y que será clave para desvelar los secretos de su nueva familia. Como dato curioso, las miniaturas se crearon con los rostros de los actores que interpretan a los personajes.

La influencia pictórica en la factura visual de la serie es indudable, como lo son las pinceladas, colores y texturas de maestros holandeses que sirvieron de guía para Gavin Finney (director de fotografía). Los referentes pictóricos a la hora de plantear y materializar la composición incluyen una visita del equipo a la National Gallery de Londres.

Otro tanto se lo apunta gracias a un personaje femenino con fuerza y sensibilidad. El poderío que demuestra su protagonista, la actriz Anya Taylor-Joy, refleja una vez más cambios de la sociedad y la dota de profundidad. “No siempre las inquietudes femeninas pasan por estar con un tío”, son palabras de un Guillem Morales que declama el momento, diversidad y riesgo de la ficción en Televisión.

Imagen: fotograma de ‘LA CASA DE LAS MINIATURAS’.

web-2018021928-1920x1080-Filmin