Alfonso Cuarón nos presenta el mayor impacto visual en una película desde que James Cameron nos hiciese viajar a Pandora en ‘Avatar’. El director mexicano muestra su maestría creando ‘una nueva forma de hacer cine’. Una historia en el espacio, en el transbordador internacional. Una gran aventura en las estrellas.

Con una convincente interpretación de Sandra Bullock en el papel de Ryan Stone, Cuarón habla de la soledad en el infinito, del optimismo y de la lucha por la supervivencia. Sin embargo, tal vez, la historia cojee por algún lado, o la parte técnica oscurezca el argumento. Partes de la trama hacen que la película no sea redonda.

Un espectáculo cinematográfico. Un gran blockbuster que sin duda ha significado una revolución en la industria y abre paso otras maravillas visuales que puedan llegar.