El máximo galardón de la 66 Mostra de Venecia fue para la cinta israelí “Lebanon”, del israelí Samuel Maoz. Se trata de un alegato antibelicista que narra 24 horas en la vida de un grupo de jóvenes soldados en el interior de un tanque durante la primera guerra del Líbano, en 1982. Maoz quiso dedicar el premio a “las miles de personas en el mundo que vuelven de la guerra, como yo, aparentemente bien, que se casan y tienen hijos, pero que en su interior permanecen vacíos en sus almas”.

La Copa Volpi a la Mejor Interpretación Masculina se la llevó el actor británico Colin Firth, consiguiendo así su primer premio en un certamen internacional de esta magnitud, gracias a su interpretación del atormentado profesor homosexual George Falconer en “A Single Man”, la ópera prima cinematográfica del estadounidense Tom Ford. El británico quiso dedicar la Copa Volpi a todo el equipo de la película, incluido el español Eduard Grau, director de fotografía, así como a su mujer. La Copa Volpi a Firth supone además un reconocimiento al primer trabajo en cine de Ford, quien fue modisto de las firmas Gucci e Yves Saint Laurent.

La otra gran protagonista en la interpretación de la ceremonia de clausura de la 66 edición de la Mostra fue la rusa Kseniya Rappoport, galardonada hoy con la Copa Volpi a la Mejor Interpretación Femenina por su papel protagonista en la cinta “La doppia ora”,  ópera prima del director italiano Giuseppe Capotondi. Rappoport interpreta a una misteriosa empleada eslovena de un hotel de Turín que participa en una trama de robos para conseguir el dinero necesario para empezar una nueva vida en Buenos Aires.

La película “Zanna bedoone mardan” (“Women Without Men”), de la iraní Shirin Neshat, se llevó el León de Plata a la Mejor Dirección. La temática del filme aborda la misma zona del planeta que “Lebanon”,  y contiene una dura crítica de la situación de la población y, en especial, de las mujeres y de su falta de libertad en el país.

El Premio Especial del Jurado fue para la comedia “Soul Kitchen”, del alemán de origen turco Fatih Akin, que cuenta la historia de Zinos (Adam Bousdoukos), el joven propietario de un restaurante popular en el que la calidad de la cocina brilla por su ausencia.

El Premio Marcello Mastroianni al joven actor fue para la italiana Jasmine Trinca por “Il grande sogno”, de Michele Placido, mientras que los Osella al Mejor Guión y a la Mejor Escenografía fueron, respectivamente, para el director estadounidense Todd Solondz, por su “Life During Wartime”, y para Sylvie Olivé por “Mr. Nobody”, del belga Jaco Van Dormael.

En la foto, Colin Fith recibe la Copa Volpi de manos de Maria Grazia Cucinotta. Fuente: EFE.

web-2009091301-venecia